Las reservas naturales de Asia Central entusiasman a los potenciales inversores

0
47

Asia Central se encuentra en un punto muy interesante de su historia. Hace veinte años, sus países constituyentes (Kazajstán, Tayikistán, Uzbekistán, Turkmenistán y Kirguistán) se convirtieron en naciones soberanas tras el colapso de la Unión Soviética. Esto ha servido para abrir el área a la inversión extranjera.

La región, definida por el Mar Caspio en el oeste, Rusia en el norte, China en el este y Afganistán en el sur, contiene muchos recursos naturales valiosos. Sin embargo, mientras estaban bajo el dominio soviético, las naciones de Asia Central no podían aprovechar estos depósitos. Ahora, como naciones soberanas, buscan utilizar las reservas dentro de sus fronteras para acelerar su crecimiento económico.

El principal problema que enfrentan estos países es la capacidad de obtener recursos más allá de sus propias fronteras. El Asia central está esencialmente sin salida al mar y para los países con economías menos desarrolladas, el transporte de recursos no es fácil; es aquí donde se necesitan inversionistas extranjeros para ayudar a desarrollar la infraestructura necesaria.

Los inversores de todo el mundo vieron signos de dólar cuando se abrió Asia Central. Ahora, debido a su abundancia de minerales, metales y otros depósitos, es uno de los mercados emergentes de más rápido crecimiento en el mundo. ¿Pero qué es lo que hace que la región sea tan atractiva para los inversores? Es más que el volumen de shekel de depósitos; Lo que atrae a los inversores es la diversidad de recursos.

Uno de los recursos más importantes en la región es el petróleo: tanto Kazajstán como Turkmenistán tienen importantes reservas de combustibles fósiles. El cuerpo de agua más cercano, el mar Caspio, también tiene enormes cantidades de petróleo y, a medida que la tecnología de perforación en aguas profundas mejora, los volúmenes aumentarán.

Más allá de los combustibles fósiles, Asia Central también cuenta con otros recursos naturales en abundancia. Más del 15 por ciento del PIB de Kirguistán proviene de depósitos de oro. Uzbekistán también tiene reservas de oro, además de ser uno de los principales exportadores de algodón del mundo.

Además del petróleo, Kazajstán es un importante exportador de trigo y harina y tiene grandes depósitos de metales preciosos como plomo, cromo, uranio y zinc. Los inversores están interesados ​​en Turkmenistán, mientras tanto, por su potencial hidroeléctrico.

Fadi Farra, el autor principal de la Perspectiva de Competitividad de Asia Central, cree que existe un gran potencial de crecimiento en la región de Asia Central y que los inversores deberían aprovechar la oportunidad de invertir en el área.

“Hasta el momento, esta región no ha sido suficiente en la pantalla del radar de los inversores”, explicó Farra. “La brecha entre las dotaciones actuales, el rendimiento actual y el rendimiento futuro potencial, en comparación con otras regiones, es en realidad bastante grande.

Con expertos como el Sr. Farra destacando el potencial de inversión de Asia Central, no hay razón para que los inversores no aprovechen la gran oportunidad en la región. La cantidad de recursos naturales y reservas de combustibles fósiles y metales preciosos es asombrosa. Estos mercados continuarán creciendo durante la próxima década y los inversionistas que se involucren temprano se beneficiarán de todo ese potencial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here